domingo, 18 de abril de 2010

Ya empezaba a desconfiar de las cabañuelas

Pues si. Con el mes de abril que llevamos de temperaturas cercanas a los 30º C... hube dejado de revisar mis notas de las cabañuelas de enero. Pero mira tu por donde que estos tres últimos días de lluvias borrascosas y la intensidad de las de hace media hora, acompañadas por la virulencia de alguna ráfaga de viento, me han hecho reconsiderar mi actitud y he vuelto la vista a mi calendario del primer mes del año:
..día 4 de enero: Sol y lluvia intensa. Temperaturas en descenso.
..día 5 de enero: Niebal y nubes por la mañana. Llueve por la noche. Temperaturas en descenso.
O sea que estaba previsto que en la noche del mes de abril (su tercer tercio, más o menos) regresaran las lluvias y las temperaturas fresquitas. Y lo han hecho, ¡vaya que sí!.
Al regresar a casa tras disfrutar de la jornada de visitas teatralizadas en el dolmen de La Pastora..., contenedores tumbados en el inicio del camino... un olivo de la entrada roto por debajo de la cruz del tronco, ramas de pino y olmo podadas por el viento, los arcos de la futura zona de grupos destrozados en el suelo, bidones, cajas, sementeras, maceteros con plantas, y otras cosas dispersas por doquier, parte del techo de la nave que será rehabilitada levantado más de 15 cm del muro de carga, las gallinas estresadas, el perro asustado... y yo... otra vez a ver fantasmas...

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario