viernes, 1 de julio de 2011

Las malicias del "sistema"

Voy a hacer un poco de elucubración:
La lucha transgénica se está encontrando con mucho rechazo para los productos y derivados modificados genéticamente (solo España, en la Europa de los 27 ha autorizado la producción de transgénicos en el campo), hasta el punto de ir organizándose una importante "contra lucha social antitransgénicos".
Pero claro, el "sistema" busca métodos para conseguir que sus productos "industrializados" hasta el extremo deban ser impuestos. Y, lejos de reconocer las posibles consecuencias perniciosas para la salud de las modificaciones genéticas que introducen en sus "creaciones", lanzan cortinas de humo que les alejen de la obligación de respuesta y asunción de culpas, y aprovechan la coyuntura para limitar nuestro derecho a ejercer la Soberanía Alimentaria que nos es inherente en nuestro catálogo de derechos en continua merma.

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, lejos de encontrar una explicación clara al "brote" de contaminación provocada por la e-coli en Alemania (que bien podría apuntar al carácter transgénico de las semillas de soja que se utilizan en la producción de brotes consumidos por cientos de miles de vegetarianos), anuncia que se prohibirá la producción de brotes*, pero, no solo a nivel industrial, si no también en nuestras propias casas. Otra vuelta de tuerca más a la Soberanía Alimentaria, Soberanía Sanitaria (tras el CODEX alimentario), y otras tantas soberanías de las que nuestro "amado" sistema global quiere apoderarse so pretexto de "asegurarnos" lo que quiera que sea, aunque siempre obteniendo un evidente beneficio para quien quiera que "sea".

Por mi parte seguiré cultivando pepinos, y tomates... y brotes provenientes de semillas ecológicas y garantizadas por mis propios mecanismos de certificación.

*. Según las Noticias de Radio Nacional de España ayer jueves 30/06.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada